Desconexión digital: el renacer de los "Dumbphones", una tendencia de moda

Desconexión digital: el renacer de los "Dumbphones", una tendencia de moda

Ante la saturación tecnológica, los "dumbphones" emergen como una alternativa liberadora.

Neyen Avila

Neyen Avila

En medio de la vorágine de la era digital, donde la conectividad perpetua se volvió la norma, surge un contra-movimiento que aboga por la desconexión. Este fenómeno, conocido como minimalismo digital, gana cada vez más adeptos en diferentes rincones del mundo, quienes buscan escapar de la esclavitud tecnológica que imponen los smartphones modernos.

En contraposición al fervor que despiertan los últimos lanzamientos de teléfonos inteligentes, una tendencia en alza está rescatando los viejos modelos de celulares, popularmente conocidos como "dumbphones" o "celulares tontos". Estos dispositivos, carentes de acceso a internet y con funciones básicas como llamadas y mensajes de texto, están siendo redescubiertos como una vía para desintoxicarse de la sobreexposición digital.

En 2023, en Estados Unidos, se vendieron 2.8 millones de estos dispositivos simples, según datos de Deloitte. Esta tendencia también se observa en el Reino Unido, donde uno de cada diez británicos utiliza un celular básico.

Estos dispositivos aumentan sus ventas.

La elección de los "dumbphones" está motivada por la búsqueda de una vida menos saturada de información y distracciones. A diferencia de los smartphones, que inundan a los usuarios con un exceso de estímulos, estos modelos básicos ofrecen una experiencia más simple y liberadora.

Además de su funcionalidad limitada, los "dumbphones" destacan por su duración de batería y resistencia física. Son conocidos coloquialmente como "ladrillos" debido a su robustez.

Los "Dumbphones" son los dispositivos para lograr una desconexión digital.

La desconexión digital, una tendencia en crecimiento

Este movimiento hacia la desconexión digital también se refleja en estrategias adoptadas por usuarios de smartphones. Algunos establecen límites de tiempo para el uso de aplicaciones, mientras que otros optan por desinstalarlas periódicamente para evitar la tentación constante.

En un mundo donde la tecnología está omnipresente, el resurgimiento de los "dumbphones" y la adopción de estrategias de desconexión digital plantean interrogantes sobre el equilibrio entre la conectividad y el bienestar mental. Quizás, en medio del frenesí tecnológico, la humanidad encuentre en la simplicidad una forma de reencontrarse consigo misma.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?