Cómo limpiar el monitor de tu PC sin dañarlo

Cómo limpiar el monitor de tu PC sin dañarlo

Existen muchos mitos y verdades en internet a la hora de buscar recomendaciones sobre cómo limpiar el monitor de tu PC sin dañarlo. No busques más, en esta nota te contamos cómo hacerlo.

Redacción Mdtech

Como cualquier otro elemento que tengas en tu casa, el monitor de tu PC se ensuciará con el tiempo y más todavía si no eres cuidadoso, así que es necesario que le hagas una limpieza regular cada cierto tiempo. Sin embargo, hay usuarios que son reticentes a limpiar el monitor por miedo a que se dañe la pantalla, así que en esta nota te vamos a contar los pasos que debes seguir para limpiar el monitor y que quede como nuevo, pero de manera que no lo dañes ni lo más mínimo y así te dure en buen estado el máximo tiempo posible.

Aunque en esta nota nos vamos a centrar en el monitor o monitores de un PC, es perfectamente extensivo a cualquier tipo de pantalla, sea la televisión, la pantalla de un portátil, o incluso tu tablet o smartphone. Al fin y al cabo una pantalla es una pantalla.

Para limpiar tu pantalla o monitor procura comprar una buena microfibra.

Alcohol isopropílico y microfibra

Aquí, como suele pasar con notas de PC, hay muchos mitos. Seguro que el alcohol isopropílico ha sido mencionado más de una vez, pero la realidad es que este tipo de componente, incluso aunque esté al 99,9%, no se puede usar como tal para limpiar una pantalla o monitor.

El porqué es sencillo: no es su función. Este tipo de alcohol  isopropílico sirve para hacerlo solo cuando no hay polvo en la superficie. El alcohol no lubrica bien como tal, no retira el polvo o suciedad que tengamos, sino que lo hace el paño y por lo tanto no facilita la retirada, lo cual es un problema.

Esto puede generar pequeños arañazos con el paso del tiempo y si no usamos un paño microfibra adecuado y de calidad mínima, la cosa se complica. Los motivos son las resinas que están usando actualmente los panelistas, las cuales evidentemente no son cristal líquido como tal, sino un compuesto bastante caro que integra en la parte que tocamos una capa antireflejante.

Para retirar bien el polvo y no dañar la superficie o arañarla se necesita algo más profesional que por suerte o desgracia se usa en otro sector que nada tiene que ver con el nuestro, el del Detailing de coches. Estos productos son profesionales y hay marcas por doquier, y dada la naturaleza de limpieza que se buscan son extremadamente buenos y sobre todo, son muy polivalentes para ser usados en el hogar aparte de en el coche o el PC.

El alcohol isopropílico es un buen agente de limpieza pero no para monitores

Materiales de calidad

Usar un mal producto o una microfibra inadecuada repercute en micro arañazos que con el paso del tiempo y una mala limpieza generarán marcas visibles. Dicho esto, productos como GOOD STUFF Glass Cleaner, CarPro Clarify o similares son recomendables (CarPro Eraser hace la función y elimina cualquier resto de más, por ejemplo), no valen demasiado dinero y sobre todo son utilizables de manera segura tanto en nuestro PC (ventanas, sensores del ratón, monitores) como en casa (cristales, mamparas, muebles lacados) así como por supuesto en el coche, que es su uso principal.

Cómo limpiar la pantalla de tu monitor, portátil o TV

Te recomendamos comenzar con la base, la parte trasera y los marcos de la pantalla antes de limpiar el monitor en sí. Lo primero que debemos tener en cuenta es que el producto se pulveriza en la microfibra, dejar actuar entre 10 y 15 segundos y luego procederemos con suavidad. Ahora con la microfibra húmeda impregnada, limpia completamente la base, la parte trasera y los marcos del monitor; no tengas miedo de frotar un poco si es necesario, pero siempre suavemente y sin apretar demasiado. Una vez que todo el exterior esté limpio, cambia de cara de la microfibra y comenzamos a repetir el proceso con la pantalla.

Recordar que es importante limpiar antes la parte superior del monitor para que no tengamos polvo cayendo tras limpiar o mientras limpiamos.

Como decimos, el proceso es parecido pero un poco diferente: no frotes y no aprietes, simplemente coloca el trapo encima y pásalo siempre siguiendo la misma dirección, es decir, siempre por ejemplo de izquierda a derecha o de arriba hacia abajo. Hazlo con cuidado y, repetimos, sin apretar para evitar dañar la pantalla. Repite el proceso tantas veces como sea necesario hasta que, mirando la pantalla a contraluz, veas que ya ha quedado limpia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?